“Ya sabía algo de Sebastião Salgado: realmente le importaban las personas. Al fin y al cabo, las personas son la sal de la Tierra.” Wim Wenders.

sebassebasssebastiao-salgado-serra-pelada-6pescando

El economista Sebastião Salgado fotografía la naturaleza para reivindicar y atestiguar los cambios económicos y sociales a escala global.  Sebastião captó hábilmente las hambrunas y calamidades humanas, “somos un animal terrible, nosotros, los humanos. Nuestra historia es una historia de guerras. Es una historia sin fin, una historia de locos”. En contraposición realizó el proyecto “Génesis” en el cual fotografía aquellos lugares que no han sido distorsionados como consecuencia de la presencia humana. En la actualidad el 45% del planeta se conserva virgen, “es nuestro turno, debemos construir lo que hemos destruido”. En la obra de Francisco Comín se confirma que si los estados no comienzan a contribuir los daños nos llevarían a un punto de no retorno. Los “cisnes negros”  de Nassim Nicholas Taleb son más frecuentes que nunca, el terremoto en Nepal y las crisis migratorias solo son una pequeña parte de los retos a los que debe enfrentarse la humanidad en un contexto en el que cada vez resulta más dudosa la capacidad y sentido de responsabilidad por parte de los gobiernos. 

Los retos de la humanidad en el siglo XXI

Los modelos estadísticos corrientes desestiman los denominados cisnes negros en la obra de Nassim Nicholas Taleb; grandes desastres que son ínfimamente relevantes estadísticamente. Tras la publicación de esta obra ( “The Black Swan” 2007 ) proliferaron grandes catástrofes:

  • Crisis hipotecaria

  • Catástrofe financieraanseladams3

  • Revueltas sociales

  • La gran recesión

  • Crisis del Euro

  • Guerras civiles

  • Desastres naturales

  • Triple catástrofe de Japón

1 El legado de la gran recesión: La gran recesión reforzó algunas tendencias y provocó diversas reformas.

  • Reformas bancarias: Las reformas bancarias fueron superficiales a pesar de la evidente deficiencia del sistema, pues el estado cedía a la presión bancaria, aumentando las inversiones en Lobbying (Cabildeo). Se emprendió una reducción del endeudamiento, se moderaron los desequilibrios financieros y comerciales internacionales, y se reformó muy levemente la legislación financiera. Economistas como Paul Volcker y John Kay proponían segregar la banca en minorista y de inversión. John Kay defendía que para proteger a los depositantes y contribuyentes el estado debía mantener la garantía sobre sus depósitos y no asegurar las especulaciones de los bancos mayoristas. Al igual que esta, otras propuestas preventivas como los bancos simples y especializados, la colaboración bancaria, ceder el puesto de preferentes a acreedores y depositante en caso de quiebra y disposición de una cantidad mayor de capital por parte de los grandes bancos fueron rechazadas.

  • Finanzas públicas: La recesión colapsó las Haciendas públicas y provocó la caída de la actividad económica dando lugar a una disminución de ingresos y aumento del gasto público. La crisis fiscal amenazaba las bases del Estado de Bienestar que se vio reducido como consecuencia inmediata de los planes de austeridad fiscal, los estados redujeron las prestaciones sociales y los gastos sanitario para prevenir la quiebra de los sistemas de jubilación y sanidad. El resultado de los recortes en gasto público fue la acumulación de deuda pública y la reducción de gastos sociales e inversión.

  • Situación Europea: Los problemas centrales de la Unión Europea eran la falta de competitividad y las crisis financieras (depreciación de la deuda y frágil situación de los sistemas bancarios), se crearon mecanismos tales como el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera o sistemas de supervisión macroeconómica, pero no abordaron los problemas centrales mencionados anteriormente. Según Rachman el origen de la crisis Europea radica en el euroescepticismo. Francisco Comín afirma que para la supervivencia de la unión monetaria sería imprescindible la unión fiscal, puesto que la austeridad fiscal estaba aumentando el desempleo imposibilitando el equilibro de las cuentas públicas. La posición del Banco Central Europeo tampoco era favorable, en Abril de 2011 aumentó los tipos de interés incrementando la dificultad de recuperación económica y las cargas de la deuda. Economistas como Münchay y Wolf proponían aumentar la competitividad, reestructurar la deuda y la recapitalización de los bancos. Wolf afirmaba que el euro sobreviviría por los propios intereses de sus integrantes.

  • Situación del dólar: Los problemas Europeos y la política mercantilista China debilitaron la posible rivalidad contra EEUU por el dominio de la reserva internacional. La principal amenaza para el dólar eran los propios EEUU, en caso de que el gobierno permitiera que este perdiera el prestigio que le caracterizaba hasta el momento, podía reaccionar ante esta situación con un aumento de la oferta monetaria que perjudicaría a los tenedores de deuda pública Americana, especialmente a China. Cuáles son los problemas del dominio del dólar? Según Stiglitz los países con déficit en las balanzas básicas cargan con el ajuste de los desequilibrios exteriores, la Balanza de Pagos influye en la oferta monetaria internacional y los países emergentes acumulan las reservas exteriores en dólares para afrontar futuras crisis. Múltiples economistas proponían al FMI ceder el papel protagonista a los DEG (lanzando emisiones significativas de este y usándolo como único mecanismo para los créditos a los países con desequilibrios exteriores, el dólar continuaría usándose para las transacciones privadas), EEUU no acepta ninguna de estas propuestas.

  • Consecuencias Sociales: La crisis financiera causó una recesión económica, que derivó en una crisis de la deuda y finalmente en una crisis social y política. La crisis social y política se caracteriza por los conflictos causados por las luchas de la distribución de la renta y las crisis alimentarias, los protagonistas principales de las revueltas sociales más extremas son los países árabes del norte de África. Al contrario de lo que había sucedido en la crisis del 29, tras la gran recesión la desigualdad en la distribución de la renta siguió aumentando. Los diversos problemas económicos incentivaron estas revueltas que acabarían con la “excepción árabe”, que como consecuencia de las dictaduras no había participado en las anteriores oleadas de democratización, alfabetización y crecimiento económico. La consolidación de la democracia en los países árabes sería complicada por tres motivos; la baja renta per cápita, los escasos recursos naturales y la gran posibilidad de atravesar anarquías, gobierno autoritarios, guerras civiles… antes de alcanzar la democracia. Respecto a la posición de EEUU y Europa, estos apoyaron los levantamientos sociales en las zonas que no poseían grandes yacimientos de petróleo.

  • Convergencia: La gran recesión aceleró el ritmo de convergencia en el que China, Brasil, India, México y Rusia estaban adquiriendo un papel relevante; China e India representaban el 80% de la participación de los países emergentes en el PIB mundial, simultáneamente la relevancia del PIB de los países desarrollados a nivel mundial sufría un declive. En caso de que esta tendencia continuase Asia recuperaría la supremacía nacional, una de las principales causas de este “resurgir” sería la gran dimensión de las economías emergentes.

2 Los efectos de la gran convergencia sobre la humanidad: Las economías emergentes aumentan su nivel de consumo, y como mínimo duplicarían la demanda mundial de recursos naturales y alimentos, poniendo en peligro la supervivencia de la especie humana.

Consecuencias económicas: El reencuentro con la catástrofe Malthusiana

La escasez de alimentos y recursos naturales: Podrá vencer la humanidad la creciente escasez de recursos básicos? En caso de lograrlo nos encontraríamos con una población que alcanzaría altos niveles de vida. Por el contrario, si las innovaciones tecnológicas no logran satisfacer la creciente demanda el cambio climático, las hambrunas, los Estados fallidos, las migraciones masivas, las pandemias mundiales, los desastres naturales y las catástrofes nucleares moldearían el desenlace del fin de la humanidad. En 2010 unas 1100 mill de personas carecían de agua potable, y las predicciones no son demasiado alentadoras; la expansión de los desiertos, la salinización, la erosión de los suelos, la acidificación de los océanos, la contaminación de los ríos, el desecamiento de los lagos, y la sobrepesca tampoco son un contexto muy esperanzador.

  • Las crisis alimentarias mundiales: En 2010 los precios se duplicaron, como consecuencia inmediata la población que sufría malnutrición se incrementó (más de 925 mill de personas). Este aumento de precios fue el resultado de un crecimiento económico acelerado, la ascendente demanda de materias primas agrícolas, la desertización, los movimientos especulativos de las bolsas mundiales de alimentos, los desastres meteorológicos, y la creciente tendencia mercantilista. Cuáles son las posibles soluciones? Un cambio en la dieta o un descenso controlado del ritmo de reproducción.

  • Las crisis energéticas: Según las estimaciones la gran convergencia supondría duplicar el consumo de energía. La principal consecuencia de este aumento de demanda sería un incremento de precios y por lo tanto una acentuación de conflictos. La guerra civil en Libia causaría un incremento en los precios del petróleo, en Europa aumentarían los tipos de interés ante el riesgo inflacionista. Este encarecimiento del petróleo podría tener una parte ventajosa pues fomentaría la investigación y el desarrollo en energías limpias. La escasez energética se vio agravada tras el desastre nuclear en Japón. Las consecuencias serían a corto plazo el descenso de inversiones en la industria nuclear, a largo plazo la industria nuclear podría “paralizarse” dando lugar al aumento de consumo en combustibles fósiles. Los gobiernos occidentales apostaban por el petróleo, gas y energía nuclear, la investigación y desarrollo no eran rentables.

Las externalidades de la gran industrialización: Las restricciones de oferta analizadas anteriormente estarían acompañadas de las restricciones causadas por el cambio climático. Desastres como la catástrofe nuclear de Japón y la pésima cooperación internacional resultan deplorables; incumplimiento del protocolo de Kyoto, ausencia de acuerdos en la cumbre de Copenhague, la insensatez de construir centrales nucleares en las islas con mayor probabilidad de sufrir catástrofes naturales, las amenazas (terroristas, guerras..) a las centrales nucleares, la ingeniería genética…. Ni los gobernantes, ni los empresarios, ni siquiera los clientes prestaron la más mínima atención. Según los científicos la solución radicaba en un cambio de mentalidad; Flannery proponía reducir el tamaño de la población, crear instituciones mundiales, utilizar eficientemente los recursos naturales, apartar las obsesiones económicas, regular las fuerzas del mercado y promover la investigación y el desarrollo. Los científicos advertían que si la humanidad no comenzaba a modificar sus costumbres situación sería irreversible y los efectos imprevisibles.

La gran convergencia y los desafíos del siglo XXI: La estrategia de las potencias mundiales no sería cooperativa, por el contrario se volcarían nuevamente en un juego de suma cero característico del mercantilismo.

La hegemonía mundial: Las estimaciones pronostican el adelanto del PIB Chino al estadounidense ya en 2016, asimismo India superará a Japón y Brasil al Reino Unido. Esto no implica que Estados Unidos pierda su hegemonía mundial, pues su potencial militar, liderazgo tecnológico y estabilidad constitucional que le aporta el sistema capitalista le posicionan en una situación enormemente ventajosa respecto a los países emergentes. La gran desventaja estadounidense en 2011 era la deuda pública y su mejor baza era la potencia militar, tecnológica y estratega (por su participación en las guerras de Irak y Afganistán).

El retorno al mercantilismo: Los atentados terroristas de 2001, el estallido de la guerra de Afganistán e Irak, la invasión de Georgia y Osetia del Sur por parte de Rusia y las crisis hipotecarias de 2007 despertaron a la humanidad del optimismo omnipresente en la segunda edad de oro (1991-2008). La primera reacción por parte del G-20 fue de cooperación pero esta visión cooperativa se desvaneció tras varios desencuentros, el cambio de mentalidad generó nuevos conflictos: tensiones geopolíticas y económicas entre Estados Unidos y China, resurgimiento de los nacionalismos e incremento de las tensiones internacionales (armamento nuclear, guerras locales en África y Oriente Medio, tensiones entre Israel y Palestina, acentuación del terrorismo, Estados fallidos, avalanchas de inmigrantes y el crecimiento de las mafias).

Las enseñanzas históricas y las guerras el siglo XXI: El Keynesianismo y los grupos de interés neoliberales volvieron a imponerse, por su parte el comunismo se desvaneció tras la desintegración de la Unión Soviética. El capitalismo no corría riesgo de extinción ( tras la crisis se reforzaron los partidarios de extrema derecha, no había grandes movimientos políticos que fueran contra el capitalismo). Dos lecciones tras el siglo XX atenuaban el optimismo de los historiadores liberales ; los gobiernos debían compensar a los más perjudicados para evitar reacciones contrarias a la globalización, y nunca podemos afirmar que no se desencadenarán guerras pues estas pueden surgir en cualquier contexto.

Entrevista a Samir Amin

Samir Amin (economista egipcio) relata su hipótesis acerca de la posición mundial de los países del sur. Para ello debe analizar tres cuestiones:

Lo primero a analizar es qué tiene de novedoso el sistema capitalista contemporáneo; a partir de 1970 comienza una nueva etapa del capitalismo monopolista caracterizada por un cambio cuantitativo. El capital monopolista controla todo, situación que no se había dado hasta la actualidad. Las consecuencias de esto son la desaparición de la democracia burguesa (sustituida por una democracia falsa), y el capitalismo monopolista generalizado como base objetiva de lo que él denomina el imperialismo colectivo de la triada.

La segunda cuestión que plantea es la diferencia de esta crisis con respecto a las anteriores; la respuesta es que la crisis que atravesamos es una implosión. El sistema capitalista se ha convertido en víctima de sus propias contradicciones.

También es necesario, para comprender el desafío al que se enfrentan los pueblos del sur, analizar las estrategias de las fuerzas dominantes y sus aliados. A qué fuerzas nos referimos? Estados Unidos, Europa y Japón. Cuál es su enemigo? Los países emergentes entre los que destaca China (caracterizada por su desarrollo y rápida absorción de tecnología de punta o emergente). El capital monopolista generalizado se impone a través del control de la tecnología, los recursos naturales, medios de comunicación, propaganda, control del sistema monetario y financiero, monopolio de las armas de destrucción masiva… La clase dirigente china no acepta los mandatos de este sistema del capital monopolista generalizado.

En qué posición se encuentran los países del sur? La única razón por la que las potencias dominantes tienen interés en estos países es la explotación de los recursos naturales. Llega un punto en el que esta situación es intolerable, esto genera una implosión que tuvo su comienzo en América Latina. Para la izquierda radical se dan las condiciones objetivas para construir bloques sociales alternativos anticapitalistas.